Estrategias de Psicología Positiva para ser Feliz en tu Trabajo

Claves para lograr el estado de flujo

flow niño armando barco¿Te ha pasado esto alguna vez?  Empiezas a trabajar y te metes con una tarea totalmente concentrado, parece que encuentras el ritmo ideal, tienes una máxima concentración y disfrutas cada minuto que pasa.  De hecho, apenas eres consciente del tiempo, no hay distracciones, trabajas con una gran intensidad.   Estás tan volcado en lo que estás haciendo de forma tan intensa, que tu mente no está volando en mil direcciones, no estás pensando en otros pendientes, en la reunión de mañana, etc.       Tu mente únicamente está centrada en la tarea actual, estás aquí y ahora, totalmente presente y consciente.    Avanzas sin dificultades y experimentas una sensación de paz.   No se te escapa el más mínimo detalle porque todos tus sentidos están puestos en el monitor o en el documento en el que estás trabajando.  En ese momento sientes que todo fluye y que nada te puede detener.

A todos nos ha pasado alguna vez, y cuando eso pasa, se dice que tu mente ha encontrado un estado de flujo o flow.     Este concepto ha sido introducido recientemente por la Psicología Positiva y fue desarrollado por el psicólogo Mihalyi Csikszentmihalyi, quien en su libro FLUIR (flow) lo ha definido como “un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa”.        El estado de flujo es cuando eres más productivo, ya que tus emociones,  habilidades y talentos se encuentran en una comunión intensa, que hace que ofrezcas lo mejor de ti.      Eres más productivo porque haces más con menos esfuerzo,  tus habilidades y talentos están totalmente desplegados para cumplir el objetivo que te has planteado.

¿Cómo se logra encontrar esa zona de flujo?

La zona de flujo es la capacidad  real pero oculta que tú y yo tenemos para ser infinitamente mejores, en eso consiste la productividad.  Aunque finalmente no siempre podremos conseguirlos, porque al fin y al cabo no somos máquinas, la clave está en los hábitos que se han venido explicando en los artículos anteriores, y consiste en practicarlos todos los días.  Aquí te presento 4 claves para lograr el estado de flujo con más facilidad.

1.- Debes encontrar una actividad coherente con tus talentos, gustos y nivel de dificultad.-  La fluidez se produce cuando las habilidades de la persona están en equilibrio con los retos y desafíos que la actividad le plantea. En estas circunstancias, la atención se concentra en la consecución de una meta realista, la retroalimentación que se obtiene sobre el nivel de ejecución es inmediata y uno llega a olvidarse de sí mismo.    Además, es más fácil encontrar el estado de flujo cuando tus talentos y fortalezas internas, ya sea habilidades, conocimientos y actitudes se ponen en juego para hacer una actividad que te lleva a un objetivo al que emocionalmente estás vinculado positivamente, o que te gusta pues.

2.- Debes buscar la máxima concentración y evitar interrupciones.-  Con esto me refiero a que debes construir un entorno adecuado libre de distracciones.   Cuando quieras buscar ese estado de flujo, siempre deberás empezar con este hábito, pues si tienes distracciones, interrupciones o tu mente está en muchas partes, o estás con la tentación de caer en la multitarea, será imposible llegar a esa zona de flujo.   Para conseguirlo, necesitas una ausencia de distracciones internas: pensamientos, preocupaciones, ideas, etc.  y una ausencia de distracciones externas: email, llamadas, alertas, radio, etc.  Tienes que cerrar la puerta a las distracciones.  Una vez hecho esto, pasamos lo siguiente:

3.- Debes tener un objetivo claro.-  Antes de empezar a realizar tu tarea, tienes que conocer nítidamente lo que quieres lograr.   Debes visualizar nítidamente tu objetivo y el beneficio que lograrás al terminar la tarea que estás a punto de comenzar.    Si no sabes a donde quieres llegar, da lo mismo lo que hagas.  Si quieres estar presente en lo que haces, tienes que saber para que lo estés haciendo.    Cuando sabes lo que quieres, es más fácil encontrar la zona de flujo.    Una manera práctica de hacer esto es que te digas a ti mismo “Con este trabajo voy a obtener tal beneficio….” o “El objetivo de esta tarea es tal….”, etc.

4.- Ser consciente de lo que haces y hacer una sola cosa a la vez.-   Esto parecería  difícil cuando vivimos en una era de las comunicaciones, o más bien de las distracciones, que nos empuja a estar en mil cosas a la vez, a la multitarea, a correr de un lado para otro.   Pero precisamente por esa razón, tenemos que contraponer un plan de acción estratégico que nos permita aislarnos de esas distracciones y sólo concentrarnos en el aquí y ahora.   Tenemos que convencernos que cuando hacemos una sola cosa a la vez, y sin distracciones, es cuando hacemos mejor las cosas.     Ser consciente de uno mismo, es hacer que tu mente debe estar consciente de cada cosa que haces.  Esto no es fácil, pero con práctica se puede lograr.

Beneficios de estar en la zona de flujo

Ya te he dicho que el estado de flujo que ayuda a hacer más cosas con menos, a ser más productivo, a dar lo mejor de ti en cada momento, pero además de esto, el beneficio final es aún mejor.   Lo más interesante de esto es que cuando tenemos experiencias de flujo alcanzamos un estado de felicidad y satisfacción que difícilmente lo obtendremos con otras experiencias que suponen menos o nada de esfuerzo, como ir al cine, salir a pasear, comer chocolates, tomar un café,  viajar, compras compulsivas, etc.   Estas actividades son necesarias porque te proporcionan placer inmediato, y como seres humanos las necesitamos, sin embargo, es una satisfacción efímera que no dura, es más, si se hace en exceso termina en un hartazgo y fastidio, que no te llenan el corazón.   El ser humano necesita complementar su vida con algo que suponga logro y esfuerzo.    Es por eso que cuando logras algo que implicó dedicar tiempo y concentración, obtienes una sensación de control y realización que difícilmente se compara con otras sensaciones provocadas por actividades placenteras.

El estado de flujo es algo que no siempre se logra, pero que siempre debemos estar buscando, sabiendo que con la práctica de hábitos productivos cada vez será más fácil llegar.    Es por eso que te invito a poner en práctica los consejos e ideas que te he propuesto el día de hoy, esperando que te ayuden a mejorar cada día, y sobre todo a acercarte cada vez más a las metas que te has propuesto el día de hoy.

Be Sociable, Share!
Suscribete y descarga Gratis el Ebook:

paperbackstanding2_693x872

Reinventa tu profesión y trabajo para construir una vida que ames y te haga feliz

Odio el SPAM tanto como tú, solo recibirás material que SI  te sirva.   No compartiremos tus datos, respetamos tu privacidad.   

About the Author

About the Author: Hola, soy Joaquín Olivas, soy un apasionado del Desarrollo Humano y de Estrategias de Productividad y Gestión Personal. Me inicié con este tema, porque estoy convencido de que la preparación y el cambio personal es fundamental para conseguir lo que quieres en la vida. Espero que este blog te sea de utilidad, te invito a comentar y compartir tu opinión para cada tema. Un abrazo. .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 6 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Gustavo Olivas dice:

    Muy interesante artículo, te felicito por esta gran labor

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Top