Estrategias de Psicología Positiva para ser Feliz en tu Trabajo

Como evitar la frustración en un mal día de trabajo

By on 24 Junio, 2016 in Enfoque Positivo with 2 Comments

young businessman with and falling papers

Todos hemos vivido un mal día o a veces una mala semana en el trabajo.    Puede ser un regaño de tu jefe, se te olvidó una fecha importante, tuviste un conflicto con algún compañero o con algún otro departamento, no alcanzaste las metas, fuiste víctima de un chisme, hubo un atasco de tráfico, llegaste tarde a la reunión, tu computadora falló,  etc.

Las consecuencias que se sufren después de un mal día, siempre se traducen en un malestar emocional, en esa sensación de derrota y de frustración, y si no tenemos las herramientas adecuadas y no sabemos como funciona nuestra psicología, pueden minar gravemente nuestra autoestima y dejarnos en un estado de vulnerabilidad.

Un mal día lo tenemos todos, y esto puede pasar, pero recuerda el malestar se intensificará cuando llenas tu cabeza de veneno que hará que ese “mal día” se viva mucho peor Es importante conocer las causas que originan la mayoría del malestar.

La evaluación terrible de tu día.

Cuando el efecto emocional es muy prolongado, es decir, tardamos mucho en recuperar el buen ánimo, puede que tu mismo te estés saboteando por estar estancado en rumiar pensamientos tóxicos.      Si lo piensas bien, el detonante del malestar no es en sí mismo el hecho adverso que te sucedió, sino lo que te dices en tu mente acerca de ese hecho. Y lo primero que te dices es “esto es terrible, no lo puedo soportar ¿porqué siempre me pasa esto a mi?”

La terribilitis es la tendencia a evaluar tu mal día como “terrible”, algo que no puedes soportar.  Pero si te detienes un poco, podrás descubrir lo irracional de este pensamiento.   No existe un mundo sin problemas, sin atascos de tráfico, sin gente tóxica, sin errores o malos entendidos con tu jefe o compañeros.     Entonces ¿Porqué te empeñas en esperar algo que no existe? ¿Porqué te empeñas en convertir un deseo en una necesidad para que puedas ser feliz?

De aquí pasamos a analizar una de las creencias irracionales que más hacen daño cuando tienes un mal día es que de acuerdo a tu filosofía de vida “las cosas te tienen que ser favorables todo el tiempo”.   La expectativa o el buen deseo de que las cosas vayan bien siempre se convierte en una necesidad irrenunciable, y esto hace que la frustración y el malestar sean mas intensos, e incluso que degeneren en depresión.

Aprende a renunciar a tus expectativas ideales.

Una de las cosas que más estresan a las personas, es la “demasiada importancia” que le dan a sus trabajos.  Si, es cierto, todos sabemos que el trabajo es necesario e importante para poder perfeccionarnos como personas de bien, pero al convertirlo como “lo más importante”,  te estás poniendo en una situación de vulnerabilidad emocional, porque el trabajo perfecto no existe.     Cuando te repites en tu mente “Tengo que ser el primero”, “Tiene que salir perfecto”, “Me tiene que ir bien”, etc, estás generando muchas expectativas y sobe todo mucha ansiedad, tanto así que cuando llega la realidad tu motivación se desmorona como castillo de arena frente a una ola del mar.

Sin querer decirte que dejes de buscar la excelencia, la sugerencia es que aprendas a vivir en paz con este juego mental que te ayudará a bajar la tensión que produce la búsqueda de la perfección, la tensión de la competitividad.    Y se resume en esto: aprende a renunciar mentalmente de las cosas que te preocupan.    Una de ellas es el trabajo.

Para esto, debes imaginarte ¿Que es lo peor que puede pasarte en el trabajo?  Que te despidan, que te regañen, que pierdas tu reputación ,etc.   Bueno, y si eso pasa, ¿puedes seguir viviendo? ¿Te vas a morir?  y la más importante: ¿Puedes seguir haciendo cosas valiosas?      Una vez hecho esto, la calma volverá, porque ya no te tomas las cosas tan a pecho, y  paradójicamente, tu desempeño se incrementará, y te irá mejor en tu trabajo porque te has liberado de la pesada carga de la terribilitis.

A esta técnica le llamamos “intervención cognitiva” o “Autoterapia cognitiva”, que se enfoca en atacar los pensamientos fatalistas, que te mantienen en una rumiación constante, con pensamientos como: “Lo podía haber hecho mejor” y  ” Si hubiera dicho tal o cual..”,  “Cómo no se me ocurrió antes…”  etc.

La practica hace al maestro

No te desanimes, aprender el método cognitivo es como aprender a hablar un idioma o a andar en bicicleta.  Estamos tan acostumbrados a nuestras rutinas mentales, que al principio cuesta trabajo romper la inercia de la rumiación.   Pero yo como usuario del método te puedo asegurar que si funciona, que se puede salir del malestar de “un mal día”, y sobre todo, que la fortaleza emocional se puede conseguir.

¿Tienes alguna otra técnica o método que te haya funcionado para evitar la frustración en un mal día?  ¿Que opinas de este tema?  Me gustaría mucho dialogar contigo en la sección de comentarios.     O si prefieres y si tienes una duda o tema específico me puedes escribir a joaquin@enfocatuvida.com

Anímo !

 

 

Be Sociable, Share!
Suscribete y descarga Gratis el Ebook:

paperbackstanding2_693x872

Reinventa tu profesión y trabajo para construir una vida que ames y te haga feliz

Odio el SPAM tanto como tú, solo recibirás material que SI  te sirva.   No compartiremos tus datos, respetamos tu privacidad.   

About the Author

About the Author: Hola, soy Joaquín Olivas, soy un apasionado del Desarrollo Humano y de Estrategias de Productividad y Gestión Personal. Me inicié con este tema, porque estoy convencido de que la preparación y el cambio personal es fundamental para conseguir lo que quieres en la vida. Espero que este blog te sea de utilidad, te invito a comentar y compartir tu opinión para cada tema. Un abrazo. .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 2 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Maryory Alexandra Valdés Ramos dice:

    Hola Joaquín:

    Me hiciste recordar las tantas veces que sobredimensioné un mal momento en el trabajo. Recibí un llamado de atención injusto que me molestó mucho. Me pasé el resto de día con retazos de ira, ganas de llorar, desesperanza. Ahora comprendo por qué. Le dí poder a un par de palabras, las volví mías y me torturé el resto del día. Un compañero de mayor edad, se acercó a mí y me contó una anecdota que enseñaba al final: “Nada puede ir peor en la vida, tu eliges como quieres tu vida: feliz o amargada”. De inmediato comprendí que había perdido el control por una nimiedad. A partir de allí, cada que tengo un mal rato de cualquier índole pienso: ¿que tengo que aprender de esto?, ¿cómo quiero sentirme?. Hacerlo así me ha funcionado.

    Mil gracias por todo lo que compartes.

    Abrazos

    Maryory

    • Hola Maryory, como suempre muy atinado tu comentario, esas preguntas que te haces cuando las cosas no salen bien son muy poderosas para cambiar el rumbo emocional negativo, y se usan frecuentemente en procesos de coaching, gracias por compartir !

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Top