Estrategias de Psicología Positiva para ser Feliz en tu Trabajo

La maldición del ejecutivo moderno: la ansiedad de rendimiento

silhouettes of business people rushing for the large windows in the background

Todos hemos escuchado frases “Tienes que ser el mejor”, “El mundo es de los ganadores”,  “Debes ser el número uno”,  “Si quieres salir adelante y estar por encima de la mayoría, tienes que darte duro hasta que te salgan callos”. “Si quieres realizarte como persona, tienes que se el mejor”, etc, etc…..  Basura mental y barata…

Si, así como lo oyes, basura y veneno para tu salud mental que ha acaparado la cultura organizacional de muchos lugares, en los que hay que competir a muerte, para lograr ser el número uno, para lograr ser parte de la élite de los “ganadores”. Esta mentalidad de ser el mejor a toda costa es la maldición del ejecutivo moderno, porque le provoca estrés, ansiedad y sufrimiento inútil.

Para escuchar el podcast, haz click en el botón naranja:

¿Porqué digo que es basura mental? Porque este tipo de pensamientos se fundamenta en  la premisa perfeccionista de que “debes hacerlo todo bien siempre”.   y esto es irracional porque, de vez en cuando cometerás errores, y si compras esta filosofía de vida, sufrirás porque no te perdonarás a ti mismo esos errores, y al final te evaluarás como un perdedor.

Todos hemos vivido en ambientes laborales en los que se nos empuja a lograr mejores resultados por sobre todas las cosas.  Es lógico ¿no? para eso nos contrataron, para lograr objetivos para la empresa.      Pero es cierto también, que cuando lo único que importa son los resultados, para que el jefe quede bien con el consejo, para que la empresa “crezca” en utilidades, la gente reciente la maldición del ejecutivo moderno, que es la ansiedad del rendimiento, y además la tiranía de los jefes que sólo buscan resultados.

¿Qué es la ansiedad del rendimiento?

Es la ansiedad que viene dada porque cuando tenemos una tarea y una función, la queremos hacer muy bien obsesivamente,  y no queremos fallar, nos entra un estrés del miedo a no poder hacerlo mal.       El problema es que ese miedo por fallar te puede bloquear, por ejemplo, si te preocupa mucho una presentación ante tus jefes o un cliente importante, es probable que te pongas nervioso y no te salgan las palabras, porque te estás exigiendo ser perfecto.  He tenido colaboradores que se paralizan si tienen que hablar en público o si tiene que dirigir una reunión en mi ausencia.    Sufren del estrés y ansiedad de rendimiento.  En el campo estudiantil,  muchos estudiantes se bloquean en los exámenes y rinden poco, por miedo a sacar una mala nota.

¿Porqué pasa esto?

La causa principal es porque nos exigimos hacer las cosas muy bien o muy bien.    Los seres humanos estamos a veces enfermos de super-exigencias,  con las que nos amenazamos en el silencio de nuestro interior.     Cuando le das demasiada importancia a las cosas, automáticamente le das entrada a la ansiedad y el estrés, y lo peor de todo, es que tu rendimiento baja.   La gente que le da demasiada importancia a su trabajo, generalmente tiene miedo a fallar y ese miedo se manifiesta en ansiedad y estrés.

Existe una tribu del amazonas: los yanomami, en las que no existe la palabra estrés, ni tienen problemas de depresión ni ansiedad, no tienen el temor de no hacer nada.  Los yanomamis trabajan sólo 1 hora al día.  Se levantan temprano y salen a buscar alimento, cazando y recolectando y el resto del día lo dedican a tareas verdaderamente importantes: visitar a otras tribus, charlar, educar a los niños con amor, jugar y, sobre todo hacer cosas artesanales, divertirse.     Es cierto que eso sería difícil hacerlo en nuestra situación, pero podemos admitir que mentalmente nos hemos complicado demasiado la vida.

¿Realmente es necesaria tanta eficiencia?

Creo que es momento de analizar para que nos ha servido tanta eficiencia en el mundo.   Esto nos ayudará a poder ir simplificando más la vida, y no poner a la eficiencia como un falso dios, por el que podemos hasta perder la salud.   Hay que aprender a no poner el trabajo como lo más importante que hay.    Hay que recordar que para salir de las garras del estrés y la ansiedad, debemos saber como manejar nuestra mente.   Si lo analizas bien, pocas cosas son importantes e indispensables: comer, beber y amar a los demás.

¿Para que sirve producir cada vez mas?   Nos han vendido la idea de que el progreso material es la panacea de la felicidad y que por eso hay que estar siempre ocupado, pero 200 años después de la era industrial nos damos cuenta que nos hemos equivocado.  Estamos destruyendo el planeta. La ecología nos pide a gritos que dejemos de producir tantos bienes, explotar el planeta, de contaminar el aire….¿Donde queda entonces la pretendida virtud del esfuerzo desmedido por la eficiencia?  En el basurero de las grandes estupideces humanas.

Las personas perfeccionistas sufren inútilmente y están locos.

Si lo piensas bien, las personas que quieren lograr la perfección en todo, sufren y hacen sufrir a los demás, porque valoran si propia persona en función solamente de sus resultados.   He conocido casos terribles de jefes o jefas que maltratan a la gente en función de los resultados, critican, agreden, insultan y dejan a las personas lastimadas por sus críticas, porque su principal valor es la perfección en el resultado.

Otra cosa que he visto en mi experiencia laboral, es la persona obsesionada por escalar y sentir que valen por el puesto que sigue hacia arriba.   Pero si lo reflexionas bien ¿Para que sirve obsesionarse con ser el director general de la empresa?  ¿Vas a ser más feliz así? ¿Vas a cargar más responsabilidad y estrés? Porque si sigues con ese patrón mental perfeccionista, vas en camino directo al infarto, como he visto en muchos casos lamentables.

¿Como liberarse de la ansiedad y el estrés de rendimiento.

  • La manera de liberarse es dejar de darle tanta importancia al trabajo.  No quiero decir con esto que empecemos a holgazanear y a dejar de cumplir nuestras responsabilidades, sino que hay que hacerlo sin pensar que se nos juega la vida en ello.
  • Otra manera es aprender a tener una mente de preferencias y no de exigencias.  No decir “Tengo que hacerlo todo bien y a la primera, porque de lo contrario soy un mediocre bueno para nada”.  Sino pensar ” Hoy en mi trabajo intentaré hacerlo todo bien y sobre todo divertirme”   “Es un juego que si no existiera, la tierra seguiría girando y nadie se moriría por eso”, etc.
  • Paradójicamente, si trabajas este modelo mental cognitivo, tu rendimiento y tus resultados mejorarán, porque lo harás de una forma diferente, sin miedo, sin ansiedad y sin estrés. Te has quitado el sabotaje interno que tu mismo te hacías.
  • Intenta sobre todo divertirte.   Si sale bien, que bueno, si sale mal, pensar ¿que es lo peor que pudiera pasar? Que me despidan, y si eso pasa, ¿Es el fin del mundo? ¿Me voy a morir? ¿Es el único trabajo en el mundo? No, ¿verdad?

Conclusión:

El trabajo se hizo para el hombre, no el hombre para el trabajo.    Es un juego de palabras, pero si lo analizas bien, tiene un significado totalmente diferente.

1 Abrazo !

 

Be Sociable, Share!

About the Author

About the Author: Hola, soy Joaquín Olivas, soy un apasionado del Desarrollo Humano y de Estrategias de Productividad y Gestión Personal. Me inicié con este tema, porque estoy convencido de que la preparación y el cambio personal es fundamental para conseguir lo que quieres en la vida. Espero que este blog te sea de utilidad, te invito a comentar y compartir tu opinión para cada tema. Un abrazo. .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Top