Estrategias de Psicología Positiva para ser Feliz en tu Trabajo

Qué hacer cuando llega el desánimo en tu nuevo trabajo

By on 14 agosto, 2017 in Sin categoría with 4 Comments
“Quiero contarte que hace 6 meses estaba desempleada, ahora estoy en una capacitación con la aerolínea, me acoplo y aprendo rápido, pero cada día que pasa más desanimada me siento.   Debo seguir porque en realidad necesito el empleo, pero me siento indispuesta, de hecho, he pensado en desertar del proceso pero no sé que hacer…” Rosa

¿Como saber si existen motivos reales para abandonar un trabajo en el que apenas llevas unos meses?   Es la gran pregunta que subyace en los comentarios como los de Rosa, pues sin darte cuenta, lentamente ha crecido el desanimo y las razones para abandonar.  

Es verdad que necesitas el trabajo, y que hay una presión de compromisos económicos que no puedes ignorar, pero también ha llegado una incertidumbre que te llena de dudas.     Puede ser que incluso sientas vergüenza de abandonar algo que apenas empieza y por orgullo permanezcas en un trabajo que tal vez no valga la pena.

¿Como saber si hay motivos para abandonar?  Todo depende, te diría yo.

Si, depende.    Depende por un lado del origen del problema,  y por otro, de la pertinencia para tu futuro.     

Me explico, depende del origen porque hay que estar seguro de donde nace el malestar.  ¿es por un compañero de trabajo? ¿Es por la actividad en si misma? ¿Son las condiciones de trabajo? etc.   Muchas veces sólo te sientes mal, pero no sabes explicar porqué.    Tal vez en realidad es tu vocación, pero tu entusiasmo y tu visión se ven nublados por unos cuantos detalles accesorios que no son en realidad la esencia de tu trabajo.   

Por otro lado, depende de la pertinencia para el futuro.    Es decir  ¿te has dado suficiente tiempo para valorar si el trabajo es para ti?   Tal vez todavía es muy pronto para decidir si el trabajo te ayudará para tus planes futuros.   Porque muchas veces tendemos a razonar de manera precipitada y a corto plazo.   Tal vez en este momento no sea lo que quieres, pero ¿y si esta posición te sirve para un futuro?    ¿y si este nuevo trabajo sirve como referencia para puesto o tipo de trabajo que tú quisieras, aunque a corto plazo no te convenza totalmente este empleo?

¿Como evaluar de forma objetiva estas dudas? 

Para poder avanzar hay que  hacer lo posible por dejar de lado la emoción negativa que nos está intentando secuestrar desde hace días o meses.    Cerrarle la puerta al desánimo requiere de firmeza, y  tratar de no dejar que sea el único factor que te ayude a decidir que hacer.      

Para lograr pensar con calma y serenidad en medio de este predicamento, quiero compartir contigo algunos puntos para hacer frente al desánimo en tu nuevo trabajo: 

1.- El sentirte víctima de las circunstancias no te hará solucionar tu problema de motivación, lo hará mas grande

Cuando llega el desánimo, lo peor que puedes hacer es empezar a interpretar el papel de “victima” del cuento.   Es una tentación muy grande caer en el juego de la queja.  El punto es que nunca se ha sabido que la auto-compasión te ayude a salir de un problema.

Es muy cierto que es difícil salir de ese “papel dramático”.   Pero seguir ahí sólo hace que tengas una visión de túnel, y sólo veas lo malo de tu trabajo, pero debes intentarlo, porque:

El drama hace que gires sobre ti mismo y no te muevas a ningún lado.

El drama no te permite avanzar, porque ya te das por vencido de forma anticipada.

El drama tiene la facultad de nublar tus ideas y tu creatividad.

El drama te lleva directo a la auto-compasión, que es el peor de los hábitos, porque te limita.

Tienes mucho por crecer, en todas las situaciones de la vida se puede aprender, no te desanimes.

2.- Descubre que habilidades escondidas estás desarrollando que te servirán en un futuro para el trabajo adecuado a tu plan profesional.   

Obviamente para saber que habilidades te servirán en un futuro, es necesario saber que tipo de trabajo es el más adecuado para ti.    Si es tu primer trabajo, dale tiempo al tiempo, no tires la toalla al primer contratiempo, al primer regaño, a los primeros errores que necesariamente tendrás que cometer para aprender.

Te pongo un ejemplo:  Si trabajas de vendedor en una empresa, aprenderás a manejar la tolerancia a la frustración, a manejar el miedo al rechazo, una habilidad que vas a necesitar en un futuro, además de saber “venderte”, por supuesto 🙂

Cuando se carece de experiencia y es el primer trabajo, es muy importante no perder el objetivo de lo que quieres ser en un futuro y aprovechar al máximo esa experiencia para alcanzar metas y  tener algo que decir en tu próxima entrevista de trabajo.

3.- La mentalidad a corto plazo no te ayuda a ver oportunidades de crecimiento a largo plazo.

Es muy común que nos perdamos en el corto plazo, y que nos concentremos en la ganancia que queremos tener “ya”. Desafortunadamente las nuevas tecnologías de comunicación, celular, redes sociales, Internet, y el consumismo voraz que vivimos no nos permiten “sufrir” un poco la espera de la gratificación o el premio a mediano plazo.

Muchos milenians sufren de este “corto-plazismo”,  que los lleva a la frustración de la espera.   Es por eso que  para salir de este bache, te recomiendo preguntarte lo siguiente:  ¿Que estoy aprendiendo en este trabajo hoy? ¿Como me servirá esta experiencia para mi futuro?  ¿Que habilidades escondidas estoy desarrollando?  ¿Que relaciones estoy haciendo? etc.

Pensar a largo plazo te ayuda a decidir mejor tu presente y tu corto plazo.  Roma no se hizo en un día.

4.- Sentirse desanimado no es suficiente para conocer el origen del malestar.

No te dejes secuestrar por tus emociones o por tu estado de ánimo.  La mayoría de las veces, cuando caemos en el melodrama o la victimización, tendemos a terribilizar todo.   Y en consecuencia, no vemos con objetividad.  Es por eso necesario que hagas un diagnóstico a fondo sobre lo que te tiene angustiado.   Por ejemplo, puede ser que el trabajo en si mismo no te moleste, pero si la gente con la que trabajas.   O bien, es un tema de horarios y de cargas de trabajo. 

Toma en cuenta que el desanimo en sí mismo no es una causa, es un síntoma que tiene su origen en algo que no está a simple vista, y además ese algo está afectando tu objetividad a la hora de evaluar tu vida en ese momento.

Cuando conoces el origen del malestar y buscas soluciones, puedes minimizar el efecto del desánimo en tu trabajo.

5.- Cuida las altas expectativas que te habías formado de ese trabajo, no existe el trabajo ideal.

Parece mal consejo pero no lo es.   EL pedirte que no tengas altas expectativas del nuevo trabajo no quiere decir que te conviertas en un conformista que no quiere progresar; tampoco quiere decir que no busques estar en un mejor lugar para trabajar, ni tampoco que no tengas esperanza de que todo vaya mejor.  

El no tener altas expectativas es poner en la ecuación las fallas humanas y minimizar la frustración cuando las cosas no salgan como esperabas.   Las altas expectativas hacen que te olvidas que la gente y las empresas fallan.

Esto te ayudará a salir más pronto de la desilusión y la decepción que seguramente algún día llegará.  Las empresas perfectas no existen, ni los jefes y compañeros perfectos.     Así que, mientras tienes tus expectativas controladas, trabaja por construir un buen futuro para tu profesión, siendo realista respecto a la gente y a la empresa.

6.- La única manera de salir del desanimo es aprender implicarte.

Si estás en el fondo, hay que nadar más profundo, es la única manera de salir del bache emocional.   “Duc in altum” fue la exhortación que el Señor Jesús les dio a sus discípulos: “Rema mar adentro”, no te dejes vencer por el miedo al fracaso o el miedo al futuro.    

La única manera de salir adelante en este trabajo que te desanima es implicarte;  comprometerte aunque no sea el trabajo ideal, ponerte objetivos,  trabajar por metas semanales, aprender a organizarte y a sacar provecho de tu tiempo.   En una palabra, avanzar.

No permitas que tus emociones te impidan terminar y cerrar tus proyectos o tareas importantes.   Es mejor terminar un trabajo, aunque no te guste del todo, a pasar el tiempo quejándote, pues igual lo tendrás que terminar.

Toma en cuenta que las cosas pueden hacerse independientemente del estado de ánimo en el que estés.   Claro, el truco está en que al darte cuenta de que estás logrando cosas, estás avanzando, y esto definitivamente influye en tu estado de ánimo.

Terminar el día con tus tareas terminadas es un estímulo para salir del desánimo.

Cuéntame si alguna de estas estrategias te ha funcionado, y si quieres compartir alguna experiencia o comentario estaré pendiente para leerte y contestarte.

“Cuando la planta crece desde su semilla, nunca se para por encontrar piedras, arena o incluso cemento seco. Siempre sigue adelante hasta que llega al exterior”  Anónimo

Be Sociable, Share!
Suscribete y descarga Gratis el Ebook:

paperbackstanding2_693x872

Reinventa tu profesión y trabajo para construir una vida que ames y te haga feliz

Odio el SPAM tanto como tú, solo recibirás material que SI  te sirva.   No compartiremos tus datos, respetamos tu privacidad.   

About the Author

About the Author: Hola, soy Joaquín Olivas, soy un apasionado del Desarrollo Humano y de Estrategias de Productividad y Gestión Personal. Me inicié con este tema, porque estoy convencido de que la preparación y el cambio personal es fundamental para conseguir lo que quieres en la vida. Espero que este blog te sea de utilidad, te invito a comentar y compartir tu opinión para cada tema. Un abrazo. .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 4 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. jose fleitas dice:

    Espectacular Joaquin el post. Gracias!

    • Joaquin Olivas dice:

      Gracias Jose! 1 saludo

    • javier sanchez dice:

      hola soy javier me siento desanimado y triste no siento que mi trabajo me llena, trabajo como auxiliar contable, emprendí y fracase, como una amiga me dijo un día, soy un espíritu libre y emprendedor, ahora no me siento con muchas ganas de trabajar!!! puedes ayudarme por favor…

      • Joaquin Olivas dice:

        Hola Javier, lo primero que tienes que responderte a ti mismo es ¿que es lo que si quieres? Si ya te diste cuenta que no quieres ser auxiliar contable, entonces debes seguir buscando, pero no derrumbarte y dejarte vencer tan fácil. Por otro lado, en cuanto al fracaso, creo que debes revisar ¿porqué crees que fracasaste? Porque los errores también pueden ser fuente de aprendizaje, entonces no son un fracaso. Yo creo firmemente que en todos los trabajos podemos aprender habilidades, que luego nos servirán en el futuro, incluso habilidades para emprender. Animo !

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Top